¿Dudas? Llámenos al 938 796 235 info@aseiip.com

Cuando tenemos un accidente de tráfico el primer problema surge a la hora de reclamar la indemnización correspondiente. Dependiendo de si hemos sido los responsables o no tendremos que tener en cuenta diferentes aspectos como la responsabilidad civil del accidente, la valoración de las lesiones o los daños que haya sufrido el vehículo. Si quieres saber más sobre la seguridad vial, el trabajo de un perito de accidentes o en qué consiste el informe pericial presta atención a este post.

Quién es un perito de accidentes de tráfico

El perito de accidentes de tráfico es la persona encargada de llevar la investigación del mismo y la que realiza el informe pericial del siniestro. Del mismo modo, el perito de accidentes realiza no solo informes y peritaciones en el ámbito privado sino que también ofrecen asesoramiento en los procesos judiciales o administrativos, realizan las pruebas periciales pertinentes para presentarlas a las compañías aseguradoras o a los jueces ante un juicio, dictaminan las causas del accidente y valoran los daños para solicitar la indemnización. La profesión de perito judicial de accidentes de tráfico es muy versátil ya que su labor puede ser requerida tanto por una entidad privada, como organismos públicos, abogados o jueces. Además, pueden trabajar de manera autónoma con su propio despacho, en los juzgados o para las compañías aseguradoras, entre otros organismos.

Para formarse como perito de accidentes se debe cursar unos estudios específicos que los capaciten para todas las funciones que hemos mencionado. Sobre todo la investigación y reconstrucción de un accidente de tráfico. Estos estudios se deben acreditar por la Asociación de Peritos Judiciales para que puedan ejercer como perito judicial de accidentes de tráfico en cualquier juzgado.

Cuándo es necesario un perito de accidentes

Generalmente, es necesario la presencia de un perito de accidentes de tráfico siempre que la gravedad del siniestro sea tal que haya que realizar una valoración y cuantificación económica de los daños tanto personales como del vehículo. Una vez que el perito accidentes haya tasado los daños y realizado el informe pericial, se podrá presentar ante un juicio para conseguir una indemnización. Igualmente, este informe también lo solicitan las compañías aseguradoras dependiendo de la gravedad del siniestro para valorar la indemnización y llegar a una acuerdo amistoso.

En qué consiste el trabajo de un perito de accidentes

Como hemos mencionado, un perito judicial accidentes de tráfico es un profesional que se encarga de realizar la valoración de los daños materiales y personales que se hayan producido en un siniestro así como la reconstrucción técnica tendente a establecer las causas y forma en la que sucedió el accidente. Su trabajo es indispensable para realizar el informe pericial que, en caso de juicio, será necesario presentar para pedir una indemnización. Este profesional suele trabajar para las compañías aseguradoras que son las encargadas de requerir sus servicios ante un accidente. Sin embargo, también se pueden contratar de manera privada siempre que sea necesaria otra opinión o más datos para esclarecer los daños.

Pasos a seguir en caso de siniestro

Si estamos involucrados en un accidente lo primero que hay que hacer es valorar los daños corporales. Revisaremos que todo está bien y que no hemos sufrido lesiones de gravedad. Acto seguido, comprobaremos la responsabilidad civil del accidente, si hemos sido nosotros los responsables o el vehículo contrario, y valoraremos los daños materiales. Si no hemos sido los responsables tendremos derecho a solicitar una indemnización. Para ello, tendremos que demostrar el accidente de seguridad vial con pruebas. Tenemos varias opciones:

1.- Parte amistoso: se trata de un documento que debe ir firmado por ambas partes donde se describe el accidente. El responsable debe admitir su culpa y rellenarlo con sus datos para que la aseguradora se haga responsable del resto del proceso.

2.- Atestado: los realizan la Guardia Civil, Policía Local y Policías Autonómicas. En él apuntan los intervinientes del siniestro y la descripción del accidente. Normalmente lo hacen al encontrarse en el lugar del accidente o por acudir al ser un siniestro en el que los daños materiales sean de gran entidad o hayan resultado personas heridas o fallecidos.

3.- Testigos: si no hay acuerdo entre las partes para saber la responsabilidad del accidente es necesario buscar a personas que lo hayan presenciado para tomarle declaración. Este proceso también lo realizan los agentes intervinientes.

4.- Fotografías: sirven para confirmar la dinámica del accidente, los daños que hayan sufrido los vehículos involucrados, su posición final y el lugar del siniestro. También se pueden utilizar cámaras de seguridad si las hubiera u otro medio probatorio.

5.- Perito de accidentes de tráfico: si no se llega a un parte amistoso se deberá recurrir a la peritación profesional de un perito accidentes para que realice un informe pericial. Este profesional llevará a cabo una reconstrucción del accidente para valorar los daños, el grado de responsabilidad de los implicados y las anomalías que pudieran haber influido en la consecución del accidente, en su caso. También analizarán la viabilidad de una reclamación con las pruebas que recoja, preparará el caso para que lo estudien los abogados, realizará la peritación del accidente, y testificará en el juicio, siempre que lo hubiera.

Una vez que hayamos demostrado la responsabilidad civil del accidente, proseguiremos a solicitar la indemnización de los daños siempre que no seamos los causantes del mismo. Este proceso se puede hacer vía judicial o amistosa. En este punto será de vital importancia el informe pericial y el trabajo de las aseguradoras, tanto si se llega a un acuerdo como si se termina en juicio.

Cómo realizar un informe pericial

Muchas son las formas de cómo realizar un informe pericial, sin embargo, la más común es la que realizan los peritos judiciales. En todos los informes periciales aparecen una serie de datos comunes como: el destinatario del informe, el objeto de la pericia, la descripción de lo sucedido, la exposición de comprobaciones como los atestados u otros informes periciales, los criterios que el perito judicial de accidentes de tráfico haya seguido en base a la aplicación técnica de principios físicos con la finalidad de establecer las velocidades de circulación, distancias, etc. de los vehículos intervinientes (o peatones) y la posibilidad  de evitar el accidente, las conclusiones del estudio, los datos del perito accidentes y toda la documentación adjunta que crea necesaria. Una vez que se ha realizado el informe pericial, el perito de accidentes de tráfico lo entrega a su destinatario para que lo presente vía amistosa o judicial. En caso de esta segunda opción siempre será necesario el informe pericial para esclarecer el caso.

 

Si queréis conocer mas sobre la importancia de un informe pericial en el peritaje de accidentes de tráfico, en Cuestionesciviles.es encontrares más información.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies